Respuestas ante la crisis

Triodos Bank cumple con todas las medidas reguladoras recientes estipuladas tras la crisis financiera. Pero esto presenta algunas dificultades, en particular debido a la ingente cantidad de nuevos requisitos establecidos para resolver algunos de los problemas profundamente arraigados en el sector financiero. Esperamos poder contribuir al debate constructivo con los organismos reguladores y los decisores políticos, para que se tengan en cuenta las ideas que pueden aportar los bancos sostenibles a la hora de encontrar soluciones a estos desafíos.

El informe Liikanen, publicado en octubre de 2012 y elaborado por el Grupo de Expertos de Alto Nivel de la Comisión Europea sobre la Reforma de la Estructura del Sector Bancario, argumenta que la regulación de las instituciones financieras, especialmente de los bancos, debería diferenciarse más en función de su contribución al riesgo sistémico y de su utilidad para la economía real.

En el informe se establece que la competencia está distorsionada en el sistema actual porque los mayores bancos del mundo se benefician de una garantía implícita de su deuda. Según el informe Liikanen, estos mismos grandes bancos no se centran en la economía real y son cada vez más complejos, generándose mayores conflictos de intereses. Por ello, pretendemos aportar nuestras opiniones al respecto durante los próximos años, de forma que podamos contribuir a lograr un sector bancario más saludable y diversificado y, en consecuencia, mejor para las personas, para el medio ambiente y para la economía.

La fuerza de un cambio cultural

La legislación cumple un papel esencial, pero resultaría inútil si no se produce a la vez un cambio cultural y de comportamientos. Sin embargo, su abundancia y complejidad se han incrementado considerablemente tras la crisis. Desde los escándalos de la manipulación del LIBOR hasta los esquemas de venta fraudulentos, ha surgido una cultura basada en la maximización del beneficio en las cúpulas de las instituciones financieras, reflejada más en los incentivos económicos que en la preocupación responsable por los intereses de los clientes y de la sociedad en general.

Creemos que Triodos Bank y otros bancos con valores tenemos un papel que desempeñar para lograr que la banca vuelva a ser una profesión respetada y valorada, forjada en torno a una motivación legítima de servicio a la sociedad. Los bancos deben centrarse, porque es su obligación, en el cumplimiento de las nuevas exigencias legales. Pero un cambio real y permanente debe ser cultural y provenir desde dentro del propio sistema. No puede lograrse solamente mediante la imposición de normas y directrices externas. Esta es nuestra reflexión sobre cómo entendemos la función de los bancos en la sociedad, o al menos la que debería ser. Si queremos construir un sistema bancario sólido y resistente, debemos ser más claros sobre esta función e invertir en el necesario cambio cultural de los bancos. En el futuro, los bancos no se centrarán únicamente en la obtención del máximo beneficio, sino en favorecer la economía real y así contribuir a la sociedad de una forma más próspera y justa. Este cambio tardará en implantarse, pero resulta inevitable.

A nivel individual, la mayoría de nosotros reconocemos que para que los cambios sean permanentes, éstos deben provenir de nuestro propio fuero interno. Por lo tanto, debemos empezar por las personas. Es necesario un cambio a largo plazo si queremos evitar que se reproduzcan los vaivenes económicos y medioambientales de los últimos años. En lugar de concentrarnos solamente en su resolución a posteriori, también debemos replantearnos su origen y ocuparnos de las condiciones económicas, sociales y medioambientales que hubieran ayudado a evitarlos.

Cada uno de nosotros es parte de este proceso, no solo los bancos. Triodos Bank forma parte de un movimiento creciente de personas que incorporan la calidad de vida en sus decisiones y acciones cotidianas. Desde replantearnos dónde y cómo compramos, eligiendo alimentos de proximidad y ecológicos, hasta cuáles son nuestras fuentes de energía, participando en iniciativas locales de energías renovables o contratando a proveedores de energía verde. También hay muchos particulares que son emprendedores y optan por crear empresas sostenibles, a menudo financiadas por un número mayor de bancos con valores entre los que figura Triodos Bank. Que estos bancos seamos relativamente pequeños puede tener sus inconvenientes, pero son muchas más las ventajas.